Egipto

LA DIOSA BASTET

diosa bastet

Bastet era una famosa diosa egipcia con cabeza de gata, pero pocos conocen la historia que hay detrás de ella, comenzando porque no siempre fue Bastet, la diosa de la paz, sino que al principio, cuando la diosa nació, era Sekhmet, una sanguinaria asesina destructora de humanos.

Para entender la historia de esta interesante diosa, es importante conocer un poco de la historia del dios Ra.

La historia de Bastet y Ra

Ra apreciaba mucho a los humanos, tanto que decidió transformarse en uno de ellos y gobernarlos desde más cerca, convirtiéndose en el primer faraón de Egipto. Los años pasaron y Ra comenzó a envejecer y a hacer cosas raras de señor mayor, lo que provocó que las personas a las que Ra había dado tanto aprecio comenzaran a burlarse de él.

Ra se enfadó muchísimo y quiso castigar a la humanidad, así que convocó a todos los dioses en un lugar fuera del alcance de las personas para debatir sobre el tema. Nun, el mar primordial que dio nacimiento a Ra, le dijo que debía crear una bestia salvaje y despiadada para destruirlos a todos.

Así, Ra creó a Sekhmet, una diosa con cabeza de leona. Esta nueva diosa comenzó a matar a todo aquel que se cruzara a su paso, y, además, le encantaba revolcarse y beber la sangre de sus víctimas.

Al caer la tarde, más o menos la mitad de las personas habían muerto a manos de la sanguinaria Sekhmet, y fue entonces que Ra se dio cuenta de lo que lo que había hecho era demasiado cruel, de modo que comenzó a pensar en otro plan para detener esa matanza.

Ya bien entrada la noche, mientras Sekhmet dormía, Ra llamó a los humanos y les dijo que hicieran una combinación de sangre con cerveza para derramarla alrededor de la diosa.

Los humanos obedecieron a Ra y siguieron sus instrucciones con la fe de que eso acabara con el terror que estaba causando Sekhmet.

Al amanecer, Sekhmet vio todo ese líquido rojizo a su alrededor, y, pensando que era sangre, comenzó a beber sin control. Sekhmet se emborrachó y ese día no pudo matar a nadie. Al atardecer, Ra se acercó su hija para felicitarle por no haber matado a nadie y transformarla en Bastet, la diosa de la paz y el amor con cabeza de gata.

Por último, es importante mencionar que a día de hoy tenemos muchas representaciones de Bastet porque los egipcios hicieron muchas estatuas y pinturas suyas.

También se celebraban muchas fiestas en su honor a Bastet, para evitar su enfado y que no volviera a transformarse en Sekhmet.

REPRESENTACIÓN DE LA DIOSA BASTET

Inicialmente a la diosa bastet se le representaba con cabeza de león, similar a la diosa Sekhmet.

A partir del Tercer Periodo Intermedio (c. 1070 – 712 a.C.) se empezó a representar como un gato doméstico más que como una leona salvaje.

Al igual que la diosa Hathor se le solía representar en forma animal, como gato, o como híbrido, con cuerpo de mujer y cabeza de gato.

LOS GATOS EN EL ANTIGUO EGIPTO

Los gatos en el antiguo Egipto eran venerados tal y como ocurre con las vacas en la India.

Se les adornaba con joyas, se les alimentaba con la mejor comida, e incluso se les enterraba como si fuera reyes.

Esto no era sólo porque Egipto era una sociedad de amantes de los gatos. Los gatos eran venerados como los animales sagrados de Bastet, una de las diosas protectoras más importantes del panteón egipcio.

Dañar a un gato era una ofensa contra la diosa Bastet y podía ser castigado.

Gatos en Tebas

Cuando el templo de Tebas fue excavado, se exhumaron más de 300.000 gatos momificados, alguno momificados y otros ataviados con adornos.

Gato Egipcio o Esfinge

Como curiosidad existe una raza de gato que le llama «gato egipcio» o «gato esfinge». Y lo más curioso es que no procede de Egipto, si no de Canadá, según algunos investigadores, o según otros estudiosos su existencia se remonta al periodo de los aztecas.

Es una raza de gatos sin pelo, lo único que cubre su piel es una fina pelusa, prácticamente imperceptible.

Normalmente causa rechazo por su apariencia, pero es de carácter cariñoso y alegre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *