Sin categoría

Don Pelayo, primer rey astur

Don Pelayo

Don Pelayo fue el primer rey de Asturias, aunque no se dipone de fuentes fidedignas sobre su épica vida, existen materiales de fuentes árabes y cristianas de las que se puede extraer información histórica del primer rey de la reconquista, pese a la diferencia ideológica entre ambas fuentes.

No se conoce ni fecha ni lugar de nacimiento, pero sí se sabe que murió en Cangas de Onís en 737.

En la actualidad hay una tendencia a desprestigiar las hazañas y gestas de reyes, conquistadores y heroes españoles, pero independientemente de la tendencia política, la realidad de Don Pelayo y la batalla de Covadonga es incuestionable y que estos personajes históricos, para bien o para mal, hicieron posible el país que tenemos ahora mismo.

Tras la caída del imperio romano, en España se crearon sociedades tribales que se establecía en territorios tal y como sucedía antes de la conquista romana.

Pelayo era dueño de propiedades y tierras en la cuenca del Sella y que pertenecía a la alta sociedad astur, quizá de origen visigodo.

Según crónicas musulmanas, Don Pelayo batalló contra los moros en España antes de comandar el ejercito astur, incluso fue hecho prisionero en Córdoba.

Después de la batalla de Guadalete, los musulmanes conquistaron rápidamente la península. Los perdedores se replaegaron en el norte al abrigo de las defensas naturales de los Picos de Europa.

Pelayo fue el precursos de varias revueltas en el norte de España contra los pagos de impuestos a los reyes musulmanes, estas revueltas acabaron con las guerras que dieron inicio a la reconquista.

En el año 722, Anbasa, gobernador árabe de la península, envió un ejercito para parar las revueltas, fue en este momento cuando Pelayo fue elegido para ponerse al frente de los ejercito astur. El lugar elegido para hacerse fuerte ante el ataque musulmán fue Covadonga.

En estar primeras batallas contra los moros, Don Pelayo tenía a su favor su gran conocimiento del terreno y clima cantabro y asturiano.

Don Pelayo salió victorioso de la batalla de Covandonga y se lanzó en persecución de las tropas islámicas derrotando de nuevo a los musulmanes en Olalíes (Proaza). Tras esta victorio estableció la capital en Cangas de Onís.

Pelayo muere en 737 en Cangas de Onís como el Rey de Asturias. Fue sucedido por su hijo Favila, y éste, a su vez, por su cuñado Alfonso I (marido de Ermesinda).

El reino de Asturias cambbió su nombre con el tiempo a Reino de León, siendo el germen de la Reconquista cristiana de la península ibérica.

Durante la reconquista se fueron formando otros reinos cristianos, como Navarra, Aragón, y el condado de Cataluña. Estos pequeños Estados protagonizaron una lucha continua contra los musulmanes.

Estatua Don Pelayo en Covadonga

La batalla de Covadonga

Las tropas astures fieron comandadas por Don Pelayo y las de los musulmanes por el general general Al Qama, el cual había sido enviado por el gobernador musulmán de Córdoba.

Se considera la batalla que inició la Reconquista cristiana de la península ibérica.

Tras la caída del reino visigodo de Toledo, entre el 711 y el 718, el bereber Munuza fue nombrado gobernador de la región de Asturias. Munuza pronto se encontró con oposición de algunos dirigentes austures, comandados por Don Pelayo, que se negaban a pagar los impuestos.

En la épica batalla, los musulmanes superaban en número al ejército cristiano, pero Don Pelayo decidió esperar a los moros en la cueva de Covadonga, enclabe perfecto por ser un angosto lugar montañoso.

Los musulmanes fueron derrotados y el general Al Qama murió en la batalla. Los sobrevivientes trataron de escapar, pero cuando intentaban alejarse fueron sepultados por un alud de tierra y piedras, que podría haber sido accidental o provocado por los propios astures.

Después de la derrota, el gobernador Munuza huyó a Toledo, pero fue perseguido por los astures hasta Olalíes donde se produciría una batalla que terminó con la muerte de Munuza y sus hombres.

Tras la muerte de Munuza, las tropas de Pelayo entraron en Gijón y obtener la sumisión de todos los nobles locales. De esta manera nacía el reino independiente de Asturias, estableciendo su capital en Cangas de Onís.

Batalla de Covadonga

La batalla de Guadalete

Entre el 19 y el 26 de julio del 711, se enfrentaron en el rio Guadalete los ejércitos del reino Visigodo de Hispania, capitaneados por el rey don Rodrigo y un ejército de árabes y bereberes al mando de Táriq Ibn Ziyad.

La batalla terminó con aplastante victoria musulmana y fue el inicio de la pérdida de Hispania que duró sólamente unos meses.

batalla de guadalete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *