Inventores

ISAAC PERAL

isaac peral

Isaac Peral y Caballero nació en Cartagena el 1 de junio de 1851 y murió el 22 de mayo de 1892 en Berlín.

Aunque era militar, su nombre ha pasado a la historia por ser el inventor de submarino.

Fue el tercero de sus hermanos, nacido en el callejón de Zorrilla nº2, en el centro de Cartagena.

En el acta de bautismo aparece con los nombres de Isaac, Tomás, José María y Segundo.

Su vocación naviera proviene de la cercanía del puerto en Cartagena donde podía observar el trasiego de barcos mercantes y de guerra.

Estudió en la Escuela de Guardiamarinas de Cartagena, de gran prestigio pedagógico como escuela naval en España.

En el año 1858, con tan solo 7 años, tuvo que cambiar su residencia a San Fernando, al ser su padre destinado en Cádiz.

Aunque el ingreso en el Cuerpo General de la Armada era demasiado costoso para una modesta familia como la de Peral, al final por las calificaciones de este pudo acceder.

El padre de Isaac Peral pidió destino voluntario a Cuba, donde falleció, para incrementar sus ingresos y poder costear la carrera de su hijo.

Siguiendo la tradición familiar, Isaac Peral ingresó en la Armada en 1866 y allí adquirió una amplia formación técnica que le permitió alcanzar diversos cargos en el Observatorio Astronómico de San Fernando, la Comisión Hidrográfica y la nueva Escuela de la Armada, donde fue profesor de Física y Química.

Durante su juventud, Isaac viajó alrededor del mundo a bordo de la corbeta Villa de Bilbao, la urca Santa María y la fragata Almansa.

Durante una parada en Filipinas, Isaac Peral cayó gravemente enfermo cuando un barbero le cortó por accidente una verruga que tenía en la sien. A pesar de que la herida parecía insignificante, al final se complicó tanto y se vio obligado a regresar a España.

A su llegada a España fue destinado a Cádiz en la nueva Escuela Naval de Ampliación de Estudios de la Armada.

En Cádiz encontró el tiempo necesario para planificar la construcción de un submarino con batería eléctrica y con el poder de disparar torpedos sin necesidad de salir a la superficie.

Peral meditaba sobre este submarino muy preocupado la indefensión de las costas españolas. Tenía la idea de crear un barco español invisible para los enemigos, de ahí nació la idea del “torpederosubmarino”.

La idea de Peral del navío sumergible lo reflejó en un documento con las líneas maestras para su construcción llamado «Proyecto de torpedero-submarino».

Los planos de la nave no se hicieron públicos hasta que España estuvo a punto de entrar en guerra con Alemania en 1885 a causa de la invasión germana de las islas Carolinas.

Este incidente con Alemania aceleró la construcción del sumergible y contó con el apoyo del ministro de Marina, el vicealmirante Pérez y Lobo.

Requisitos del submarino

El submarino de Peral tenía que cumplir ciertos requisitos para que fuera factible:

  • No consumir oxígeno.
  • No cambiar de peso durante su funcionamiento.
  • No producir gases irrespirables.

Este boceto de submarino tenía que tener forma de torpedo, motor movido por gas comprimido y dos cámaras inundables para que la nave pueda sumergirse o flotar.

El problema era encontrar la fuerza necesaria con los gases para 2 o 3 horas.

A parte de Peral existían ya varios países interesados en la construcción de submarinos como Francia, Italia o Rusia.

El 9 de septiembre de 1885 Peral presentó su proyecto a la Dirección de la Academia para obtener los recursos necesarios para su construcción.

El ministro de Marina dio por buenos los estudios de Peral y el Gobierno aprobó su desarrollo, ordenando que se procediera a construir y probar el novedoso navío submarino.

Para producir la inmersión completa, Peral ideó un ingenioso dispositivo que se ha utilizado hasta hace poco el «aparato de profundidades».

El submarino de Peral se propulsaba mediante dos hélices, movidas cada una por un motor de 30HP, consiguiendo una velocidad de 7,7 nudos.

Problema de navegación

Otro problema que surgía al ser un buque sumergible era la navegación, ya que una aguja magnética dentro del casco de acero de un submarino pierde toda su fuerza directriz. Peral instaló la de su buque en dicha torreta, que mediante un sistema de reflexión permitía al timonel visualizar las indicaciones, este invento fue el precursor de las agujas giroscópicas.

El submarino de Peral fue el primer buque submarino que llevó un armamento militar, en concreto tres torpedos que se lanzaban desde un tubo único situado en la proa, incluso tenía un tanque especial para meter el agua que compensase el peso de los torpedos lanzados.

¿Cuánto costó el submarino de Peral?

  • Baterías y acumuladores: 75 000 ptas
  • Tres dínamos: 25 500 ptas
  • Tres locomóviles: 30 000 ptas
  • Dos motores de 30 CV: 12 000 ptas
  • Tres motores: 4500 ptas
  • Tubo de lanzar torpedos: 20 000 ptas
  • Casco del buque: 7500 ptas
  • Jornales y varios: 125 000 ptas

Total: 299 500 ptas

Datos técnicos del submarino de Isaac Peral

Eslora: 22,00 m

Manga: 2,87 m

Puntal: 2,76 m

Calado: 1,77 m

Armamento

  • 1 tubo lanzatorpedos de 360 mm a proa
  • 3 torpedos Schwarzkopf

Propulsión

  • 2 motores eléctricos Inmish
  • 1 batería L’Electrique de acumuladores de 613 elementos de 220 V
  • 2 hélices Thornicroft

Potencia: 30 CV

Potencia en inmersión: 30 CV

Velocidad 8 nudos

Velocidad en inmersión 3 nudos

Profundidad 80 m

Autonomía

  • 396 nmi a 3 nudos
  • 284 nmi a 4 nudos
  • 132 nmi a 6 nudos

Tripulación 12

BOICOT AL SUBMARINO DE ISAAC PERAL

La primera sospecha del intento de que no tuviera existo el invento se dio en la solución de bicromato potásico utilizada, sustituyéndolo por tinta roja, aunque esta vez Peral lo advirtió a tiempo.

Aunque Isaac Peral tuvo el visto bueno del gobierno, surgieron grupos en contra criticando despiadadamente a Peral

Aun habiendo detractores, el proyecto también recibió donaciones particulares, como los 500.000 pesetas recibidas del emigrante Carlos Casado de Alisal, movido por un gran sentimiento patriótico a España. Esta cantidad era más que suficiente para la construcción del submarino de Peral, pero incluso con la cantidad de dinero necesaria tuvo problemas para gastarlo, manteniendo el donativo congelado.

Cuando ya parecía que todo iba viento en popa, llegó el fallecimiento del Alfonso XII, a partir de este hecho hubo varios movimientos en el gobierno situando al frente del Ministerio de Marina a José María Berenguer y Ruiz de Apodaca, personaje clave en la decisión de cancelar el proyecto.

Por Real Decreto de 20 de abril de 1887 se dio comienzo oficialmente a las obras de construcción del submarino, aunque siguieron los sabotajes como la rotura de una de las hélices.

Éxito del submarino de Peral

La botadura del submarino se produjo en La Carraca, un centro militar para la construcción y reparación de buques en San Fernando, el 8 de septiembre de 1888 ante la expectación general, siendo un gran éxito.

En unas pruebas realizadas 7 de agosto de 1889, el submarino permaneció una hora en inmersión en alta mar, y, días después, Peral decidió hacer una prueba de disparo. Con el submarino sumergido decidió disparar a unas rocas que se encontraban a 300 metros de distancia y, como guiado por un imán, el torpedo dio en el blanco.

En 1890, el submarino de Peral fue capaz de navegar nueve kilómetros a diez metros de profundidad y participar en un simulacro contra el acorazado Cristóbal Colón, en el que obtuvo un éxito razonable en las maniobras diurnas y un rotundo triunfo en las nocturnas.

A pesar de éxito de las pruebas, el 18 de agosto de 1890, y aunque los informes por parte de la Junta de Valoración fueron buenos, el beneplácito para mejorar el prototipo por parte de la Armada y del Gobierno español nunca llegó.

Peral recibió varias ofertas para comprarle su proyecto, aunque este siempre las rechazó:

  • M. Thompson, titular de un importante astillero británico.
  • Sir Basil Zaharoff, agente del industrial sueco Nordenfelt.

Una vez botado el submarino se procedió a realizar pruebas de mar, llegando a bajar hasta nueve metros y recorrer cuatro millas en inmersión. También se consiguió que el submarino maniobrara y que lanzara los torpedos perfectamente.

Aunque ya existían proyectos similares, se reconoció que el proyecto de Peral era cronológicamente anterior a los otros, como los de Nordenfert o el “Gymnote”, y por ello debía reconocerse al “Peral” como el primer submarino eléctrico dotado de tubo lanzatorpedos.

Proyecto cancelado

Pero debido a presiones políticas, burocráticas y militares y, aunque Peral había recibido grandes felicitaciones por éxito por parte de la Reina Regente, Cámaras, instituciones nacionales y extranjeras, la situación cambió radicalmente y Peral fue desautorizado y su proyecto cancelado.

En este último acto del drama, el almirante Beranger, ministro de Marina, desempeñó un papel trascendental en los resultados finales del mismo, movido entre otros motivos, por el resentimiento hacia la persona y la obra de Peral.

Peral como emprendedor

Después de tumbar su proyecto, Peral inmerso en una situación económica precaria montó su propia empresa «Centro Industrial y de Consultas Electro-Mecánicas Isaac Peral», dedicada a proyectos industriales. Creó, también, una fábrica de acumuladores con patente en Madrid y más de treinta centrales eléctricas en diversos puntos de la Península. En agosto de 1893 fundaba la «Electra Peral-Zaragozana», que aportó un gran impulso a la industria eléctrica española.

Muerte de Issac Peral

El 4 de mayo de 1895, Peral se trasladó a Berlín para ser operado de un cáncer de piel, pero una vez más la tragedia se cebó en él. Un descuido en las curas le hizo contraer una meningitis que acabó con su vida el 22 de mayo de 1895.

El 11 de noviembre de 1911, los restos mortales del inventor fueron trasladados desde el cementerio de la Almudena, en Madrid, al cementerio de Los Remedios de Cartagena, su ciudad natal, donde descansan desde entonces.

botadura submarino peral

¿DÓNDE ESTÁ EL SUBMARINO DE PERAL?

Durante cuarenta años, el submarino de Isaac Peral estuvo abandonado en el Arsenal de la Carraca.

En 1929, el almirante Mateo García de los Reyes, primer comandante del arma submarina española, logró recuperarlo y remolcarlo a Cartagena, instalándose en 1930 en tierra frente a la Base de Submarinos.

El 1 de diciembre de 1965, a petición del Ayuntamiento de Cartagena, pasó a constituirse en monumento popular en la plaza de los Héroes de Cavite.

Durante la Exposición Universal de Sevilla de 1992, fue expuesto en el pabellón de la comunidad de Murcia.

Tras la remodelación del frente marítimo de la ciudad, en el año 2002, fue trasladado a una fuente ubicada en el Paseo Alfonso XII, junto al puerto deportivo.

El 15 de diciembre de 2012 la nave se trasladó a una sala del arsenal militar, en el Museo Naval de Cartagena, para su restauración y rehabilitación.

La exposición del submarino en el Museo Naval de Cartagena fue inaugurada y abierta al público en septiembre de 2013.

museo naval cartagena submarino peral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *